Es muy sencillo. Chicos y chicas que han nacido en un planeta en el que las evidencias del cambio climático son ampliamente conocidas han salido a la calle siguiendo el ejemplo de Greta Thunberg, la joven sueca que en agosto decidió parar todos los viernes como protesta por la falta de ambición de su país ante el calentamiento global.